Este cortometraje experimental registra el proceso desde la nula idea sobre un muro de cuatro por tres metros por intervenir en el interior de un jardín, las posibilidades en distintos ángulos se convierten en un complejo ritual con el registro audiovisual, algún pensamiento a manifestar y un abanico de materiales por usar.

Como punto de partida en carbonilla y tiza se trazan improntas líneas, objetos reciclados de una mecánica de tractores y maderas como factibles actores contorsionan la composición. En el transcurso de distintos momentos o días; sin marcha atrás, el riesgo de situar los materiales reciclados en vertical embrolla la decisión; la continuación y las posibilidades visuales empiezan a direccionar y algunas fotografías del momento convertidas en fotocopias son proporcionadas al bocetaje para traspasar a gran escala con el dibujo y la pintura a base de látex.

En el cortometraje la imagen en movimiento conjuga la subjetividad del pensamiento con la del proceso físico en maduración, la animación audiovisual deliberada; que a modo de simbolismo recoge situaciones colaterales, los objetos usados en el mural y lo existente como otros seres vivos en el jardín departiendo en el videoarte.

VER VIDEOARTE / Cortometraje experimental, Dur. 13min 15seg

El cerdo está cocinado,
Las sobras de los comensales ansiadas por el perro
Y como buitres; las hormigas caen rendidas ante el hueso.

Sin tocar y en la distracción la sombra de la sumisión; con tu beneplácito placer.

En gran parte del mural como trasfondo en color oscuro, se perfila un reposado individuo de inquietante reputación, una pasta a base de resinas acrílicas emulan su áspera facción, entre troncos, chapas y piezas mecánicas ensamblan sus nocivos parámetros e intenciones, custodiando un trozo de madera como inconciencias en vitrina al mejor postor. En las zonas inferiores de la pared entre beige y marrón, una superficie pintada de amarillo evidencia la inestabilidad del espacio, entre abismos y quebradas mayólicas como ideograma del terror para la sumisión. La adulterada ilusión de sentirnos personas libres es la pauta de esta autoridad representada en el personaje; dar sentido al sin sentido, cocción de manipulaciones.

Bocetos sobre fotocopias

VENDO INCONSCIENCIA

Si bien el reemplazo de la humanidad por las máquinas desde el inicio de Revolución Industrial significó un desarrollo trascendental para el mundo, situó a su par una inquebrantable desigualdad social y posteriores descubrimientos tecnológicos con fines frecuentemente  destructivos, como la contaminación industrial. La experimentación y el acondicionamiento mental en humanos será inevitable, una utopía a gran escala para el “bien” de la humanidad, con probabilidades históricas que se corrompa, una posthumanidad que puede ser cuestionada con el poder de la imaginación. El ser humano y su esencia en peligro de extinción.